COMO SI ESTUVIÉRAMOS EN LIBERTAD

victor_fotoweb.jpg
Fundación Matras. Barrio Cofico, Córdoba.

Esta es la historia de niños y jóvenes en conflicto con la ley penal. El conflicto es discutible, la ley no se aplica1, el trato que reciben es inconcebible y ellos siguen esperando.
Cada mirada que recibe a los voluntarios de la Fundación Matras en el Instituto Socioeducativo Nuevo Sol, de la ciudad de Córdoba, guarda historias que pocas veces se relatan, que pocos prefieren escuchar.
Estos voluntarios, llegan cada jornada con cámara en mano y aperos repletos en forma de taller para crecer con estos pibes. Parece que no fuera cierto, pero los visitantes y los visitados, tienen tantas cosas en común que es tal vez por eso que el trabajo sólo fluye y los resultados siempre superan los objetivos proyectados.
La Fundación creyó y demostró que los derechos de los niños y jóvenes podían presentar diferentes formatos, y entre los posibles eligió la plástica, el macramé, la fotografía, la producción de videos, el periodismo. Cada uno de estos espacios permite que los Participantes de cada taller compartan sus vivencias. Y en estas experiencias, toma fuerza la certeza a cerca de un Estado indigno que expone a terribles aberraciones a lo que se supone es el futuro: su infancia.
A pesar de ser tan chicos, los jóvenes alojados en el Instituto Nuevo Sol están inmersos en un contexto hostil agravado por las desigualdades sociales, manifestadas en el crecimiento de la pobreza, la desocupación y en la expulsión de los sistemas de salud y educación, entre otros. Así protagonizaron o vivieron muy de cerca hechos delictivos, persecuciones y golpizas policiales, abusos de todo tipo y más… mucho más.
Adentro el panorama tampoco es bueno. La violación de los derechos es moneda corriente entre las nuevas paredes de éste y del resto de los institutos del llamado “Complejo Esperanza”. Pero no podía denunciarse. Los códigos encerrados son más estrictos. Muchas horas de actividades, de diálogo, de consenso, de dar y recibir confianza, tuvieron que transcurrir hasta que se planteó la denuncia como una tibia necesidad.
Y aquí es donde comienza la vieja historia de la burocracia, del sistema obsoleto que hace aguas por todos sus frentes y costados, la de la contienda entre el gobernador y el intendente, la del director que oculta y la del subsecretario que no quiere avalar. La vieja historia repleta de sin razones que interroga, exige y prohíbe.
Por decisión de la Subsecretaría de Protección Integral del Niño y adolescente en Conflicto con
la Ley Penal, los talleres que coordinaba la Fundación Matras fueron suspendidos. Se negó rotundamente y a gritos la posibilidad de concluir las tareas iniciadas y los compromisos contraídos. Los voluntarios intentaron dar razones sobre algo tan fácil de explicar, pero difícil de entender… o de escuchar:
“Llegue al instituto y ahí los conocí a ellos. Ellos hacían talleres; taller de macramé, periodismo, plástica. Ahí empecé con ellos. Para mí estar con ellos era algo muy especial, porque era como si saliéramos nosotros del instituto, como si estuviéramos en libertad.
Con los consejos que nos daban ellos, y ellos nos enseñaban muchas cosas, además todo lo interesante estaba ahí. Es como si volabas de ahí. En un momento sentías libertad con las cosas que hacías con ellos”.2

1
Hace referencia a la Ley de Protección Integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes 26061, vigente en la legislación nacional e ignorada por los jueces locales.
2 La declaración citada pertenece al protagonista de la fotografía.

Fundación Matras
Año de fundación 2002
Barrio Cofico, Córdoba
Contacto: Gabriel Casas


3 comentarios so far
Deja un comentario

La lucha por la aplicación de los derechos es constante y no da respiro. Es importante el trabajo que realiza la fundación porque los correccionales son instituciones públicas a las que nadie controla para exigir los se restituyan los derechos vulnerados de los niños y adolescentes.
El problema no es sólo del Estado, el problema es de todos cuando se exige más “seguridad” a cualquier precio.
La seguridad es la restitución de educación, salud, vivienda, recreación, trabajo digno, justicia y libertad de expresión.

Comentario por Vanina

siento, a partir de esta historia, que es materia pendiente de la sociedad comenzar a darnos cuenta que los niños, niñas y adolescentes son sujetos que tienen que tienen dererechos, los cuales generan deberes para la sociedad, el estado, la escuela etc. por esto apoyo el laburo que realiza MATRAS atraves de los talleres, con estos “MENORES”(como algunos los nombran) que por si no sabe la sociedad, el estado, las instituciones correccionales etc. tambien son niños, niñas y adolescentes por ende tienen derechos, los cuales estan siendo vulnerados.
Es lucha (la por los derechos)que hay que continuar ya que las leyes estan, solo hay que hacerlas cumplir!

Comentario por juli

mm…no se mucho no entiendo podrian poner algo que se entienda Mejor por favor esto es una gurangada !

Comentario por nara




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: