OLVIDANDO EL OLVIDO

olvidandoelolvidoweb.jpg
Trabajadores rurales con sus hijos exponiendo el afiche que confeccionaron con las medidas preventivas sobre la enfermedad de Chagas para la escuela a la que concurren sus hijos. Escuela  N° 346 “Dora Argentina Pece de Barraza”, paraje de Yacu Chiri, Dpto de Atamisqui, Santiago del Estero.

Todos los años van trabajando por el país. Los semilleros, los olivares, los viñedos, la papa, el algodón y así con los diversos cultivos que gracias a su labor silenciosa dan los frutos más valiosos.
Sin embargo viven con sus familias en el monte santiagueño, esos lugares en los que las huellas del camino, la naturaleza y el olvido hacen que la vida encuentre numerosos obstáculos. Y viven con gran dignidad, y agradecen con el alma cualquier acción desinteresada que los haga visibles, que les muestren que los tienen presentes. 
Ser la fuente de trabajo1, digno y formal, nos ha permitido entablar una relación noble y sincera, por lo tanto, las posibilidades de hacer algo más se convertían en un imperativo ineludible. Siendo una empresa que promueve el empleo y el trabajo digno, ¿qué acción podíamos hacer para promover la empleabilidad de los trabajadores rurales?
Cuando uno siente la postergación con que viven muchos pobladores rurales, es el olvido el concepto que instantáneamente se impone en
la mente. Con total certeza se puede afirmar que el Mal de Chagas es uno de los mejores símbolos que refleja el olvido y también, la más grave amenaza para la empleabilidad de un trabajador rural. Después de todo, el cuerpo humano, el capital más preciado en este tipo de trabajos, es afectado por esta enfermedad crónica y silenciosa.
Suele decirse que es la enfermedad de los pobres, por eso quizás poca gente la perciba como problemática social. Tal es el olvido que hasta la misma gente del campo se ha olvidado, naturalizando la presencia de la vinchuca (el agente transmisor de la enfermedad). La resignación, la ignorancia o cualquiera sea la razón son trabas al desarrollo de una comunidad.
Buscando a través de pequeñas acciones empezar a generar un proceso de cambio es el concepto que transmite la fotografía “olvidando el olvido”. El paisaje inhóspito de un paraje santiagueño vio alterada su rutina habitual cuando en esta escuela se convocaron más de 40 trabajadores rurales de la zona para ser participantes activos del primer taller de formación sanitaria en Chagas que realizamos en el marco del Programa “Huella Solidaria”. Hombres de distintas edades. Algunos, como el “Bonito” Peralta, expertos conocedores del campo que nunca pudieron terminar la escuela, otros, más jóvenes como Lucio Tolosa, con gran energía. Ambos con algo en común: el orgullo que sienten por ser trabajadores rurales.
Ese día asumieron un rol activo tomando conciencia y aprendiendo sobre una realidad que los acompaña permanentemente. Compartimos y aprendimos, preguntaron y se sintieron valorados.
Además, le quisieron dejar un mensaje a sus hijos. Así es como surgió
la fotografía. Todos en equipo fueron elaborando un afiche con los consejos básicos para concientizar y prevenir sobre la enfermedad de Chagas2. Con entusiasmo y alegría lo compartieron con sus hijos, los futuros hombres que trabajarán el campo. Una ofrenda, un legado que colgaron en las paredes de la escuela para sus hijos.
En definitiva, un día en el que una empresa, investigadores de CONICET y un paraje rural inhóspito tuvieron algo en común: la vocación de construir comunidad. Seguiremos olvidando el olvido, tomando conciencia sobre Mal de Chagas, involucrando a las autoridades públicas para que avancen en la prevención y fumigación de viviendas, profundizaremos nuestro compromiso con
la comunidad. Esto recién empieza.

[1] Manpower Argentina a través de su División Agroindustrial emplea anualmente a más de 5000 trabajadores rurales en distintas empresas del sector.

2 Además, los participantes del taller se comprometieron a realizar la cartografía de sus viviendas, que presentarán al momento de ser reclutados por Manpower. El objetivo es que puedan identificarse las viviendas para facilitar el trabajo de fumigación que le corresponde realizar a las autoridades públicas.


Organización: Manpower Argentina
Año de fundación: 1965
País: Argentina (más de 60 sucursales en todas las provincias argentinas)
Autor: Lucas Ignacio Utrera


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: